Skip to main content

¿Qué pasa con el Consulado de Venezuela en Curaçao?




Desde hace aproximadamente tres semanas los venezolanos en Curaçao no pueden realizar ningún tipo de trámites en el Consulado local. Un letrero con tan solo una dirección de correo es toda la información que se muestra en la que fue su sede hasta febrero de 2019.

Extraoficialmente se dice que el motivo por el que no funcionarían más en la casa ubicada en Scharlooweg 9 se debe a problemas de pago de alquiler. A falta de una versión oficial creíble, tal vez debemos tomar como cierta esa versión.

De cualquier manera, al margen de no disponer de una sede adecuada para la atención de los venezolanos, las funciones no pueden ser desatendidas. Desde el más alto nivel del Consulado en cuestión, hasta el último de sus funcionarios, tienen un deber para con los venezolanos residentes en esta isla.

No hay justificación alguna para que aquellos venezolanos que necesiten renovar su pasaporte, legalizar o apostillar documentos, obtener certificados de nacimiento o defunción, e incluso gestionar su registro electoral, no puedan hacerlo en Curaçao. Más aún, cuando se sabe que el edificio alquilado hasta febrero de este año no es el único lugar del que dispone el cuerpo consular en la isla.

La llamada Casa Bolívar, ubicada a pocos metros del puente Julianabrug, a mano derecha, cuando uno viaja desde Punda hacia Otrobanda, es una construcción perteneciente al estado venezolano. Ese edificio funciona en la actualidad como residencia del cónsul de Venezuela en ejercicio, está estratégicamente muy bien ubicado, dispone de un amplio estacionamiento y es de fácil acceso.

¿Cuál es el motivo por el que no se ha habilitado la atención de los venezolanos en Casa Bolívar habiendo disponibilidad para ello?

¿Por qué deben los venezolanos residentes en Curaçao pagar las consecuencias de una mala planificación en cuanto a un cambio de sede por los motivos que sean?

El alojamiento de la cónsul de Venezuela no puede tener prioridad por sobre sus funciones. Si no existe una sede consular habilitada en estos momentos se debe continuar con la atención a los venezolanos de modo transitorio en la Casa Bolívar. Si no hay una sede consular disponible a mediano plazo, por falta de pago o por cualquier otra razón, se debe usar de modo permanente la Casa Bolívar como sede consular. Si el cónsul de turno no tiene donde vivir porque las instalaciones de la Casa Bolívar se están usando como sede consular, debería pagar con su propio sueldo un alojamiento distinto.

Ser representante consular de un país, a cualquier nivel, implica una serie de deberes para con la gente que se representa. Los servicios que se deben prestar no son concesiones, ni favores. Son obligaciones inherentes al cargo. Una mudanza, sea por simple conveniencia o por desalojo, no justifica el abandono de las funciones a las que están obligados.

Ningún venezolano en la isla tiene la culpa de lo que haya sucedido en el edificio anterior. Tampoco tienen por qué sacrificar ningún trámite consular por la comodidad de los residentes en Casa Bolívar. Así que hagan lo que tengan que hacerlo, pero restituyan los servicios a los que están obligados.

Comments

  1. Totalmente de acuerdo con lo expuesto en el texto/publicación. Qué podemos hacer al respecto?

    ReplyDelete
  2. Lo único que no podemos hacer es quedarnos callados. Hay que hacer que todo el mundo se entere de lo que está pasando. Que respondan por los servicios que no están prestando y por los bienes del estado venezolano que estaban en el edificio anterior.

    ReplyDelete
  3. Creo que sería importante hacer la solicitud al Gobierno actual y señalar los problemas que están originando los representantes del gobierno anterior, a fin de que se designe un nuevo representante que solvente ka situación. Saludos

    ReplyDelete

Post a Comment

Popular posts from this blog

Una oportunidad para Francisco Antonio

Francisco Antonio Oliveros es venezolano. Al igual que muchos, fue a parar a Perú hace poco más de seis meses en busca de oportunidades. En Venezuela, era chef. En Perú, como tantos otros, era lo que se necesitara que él fuese.
El pasado 18 de octubre la vida de Francisco Antonio cambió dramáticamente. Un autobús embistió contra la motocicleta en la cual se trasladaba causándole una triple fractura en su pierna izquierda y destrozándole su rodilla.

Fue trasladado al Hospital de Emergencias José Casimiro Ulloa donde lo estabilizaron por una infección de su herida abierta. Le hicieron una primera cirugía, y abrieron un compás de espera para que consiguiera financiar dos platinas para su su fémur y tibia, más una prótesis para su rodilla.

Pero ni Francisco Antonio, ni su familia, ni los que colaboraron con su caso a través de la plataforma digital GoFundMe, lograron reunir suficiente dinero. Por ello, no habiendo posibilidad de prótesis a corto plazo, un doctor de apellido Castillo, un sant…

Más sobre el caso del Consulado de Venezuela en Curaçao

Treinta días después de que el Consulado de Venezuela en Curaçao cerrara sus puertas dejando tan solo una nota pegada con cinta adhesiva en el exterior del edificio que hasta ese momento ocuparan, hoy apareció en las redes sociales un comunicado oficial.
La nota, firmada por la actual Cónsul Marisol Gutiérrez de Almeida, menciona que el proceso de mudanza al edificio del Banco Industrial, está en su última fase. Pide disculpas por los inconvenientes que han sido causados y ofrece el correo electrónico ya conocido para responder a las necesidades de los venezolanos.
Por más que quisiera responder con cortesía, y agradecer que finalmente exista una comunicación oficial, no puedo dejar de observar que lo expresado en ese comunicado es exactamente el mismo texto contenido en el la nota colocada hace un mes en la puerta de la sede anterior. No hay respuesta a los puntos que más le preocupan a la comunidad venezolana en la isla.
Desde que comencé a llamar la atención sobre el abandono de f…